La ocupación de Israel ha integrado distintas formas de intervención del territorio palestino: la construcción de asentamientos ilegales; la construcción de obstáculos, centros de control, caminos y muros para separar entre sí las comunidades palestinas y controlar a la población; y la destrucción de miles de edificios de vivienda, de comercio y de administración. Esto con el objetivo de castigar y restringir el desarrollo de la población así como de concretar la instalación en el territorio palestino, por parte del estado de Israel. Todas estas acciones requieren el uso de maquinaria pesada importada.

Caterpillar 1

                                 Las máquinas de CAT destruyen viviendas palestinas

Caterpillar es una Corporación de Estados Unidos, con sede central en Peoria, Illinois. Caterpillar es reconocida como la fabricante más grande de maquinaria para la construcción y equipos de minería, motores diesel y turbinas industriales de gas en el mundo. Esta empresa vende maquinaria de construcción a empresas privadas y públicas de Israel y distribuye maquinaria al ejército de ese país a través de empresas locales.

El uso de la maquinaria producida por Caterpillar incluye acciones de intervención o concreción de ocupación en el territorio y tareas de estrategia militar, puesto que las máquinas ponen bajo protección a los soldados durante acciones de ataque militar cumpliendo la doctrina de “el riesgo mínimo”. Los bulldozers Caterpillar D9, no tripulados, han sido adaptados por el Ejército israelí, en convenio con CAT, y han sido usados para destruir hogares con sus habitantes adentro, invernaderos y cultivos, atacando los medios de sostenimiento de la población, ingresando durante acciones militares por corredores en medio de viviendas sin dar tiempo a sus moradores para que salgan. El 16 de marzo de 2003, una máquina fue usada contra la norteamericana Rachel Corrie, durante una protesta contra las actividades de las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF) en la Franja de Gaza. La internacionalista intentó detener un bulldozer Caterpillar D9 del ejército israelí, que operaba en Rafah, y fue arrollada por la máquina.

 El “Código de Conducta en los Negocios” de Caterpillar sugiere que sus productos dispongan de lugares donde las personas trabajen con seguridad y vivan saludables y productivas. Como no es el caso de Gaza, algunos accionistas desistieron del negocio, siguiendo una resolución que advierte del perjuicio generado a través de los acuerdos comerciales con Israel. La iglesia presbiteriana de Estados Unidos, la Quaker Friends Fiduciary Corporation (FFC) y la iglesia de Inglaterra han desinvertido todo su capital de Caterpillar. Sin embargo, la dirección de la empresa responde a estas preocupaciones diciendo que no tiene control sobre el uso que sus clientes dan a sus productos. Aunque esa libertad implica el uso del D9 modernizado por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) con blindajes, ametralladoras y hasta lanzagranadas, y el uso de D10, una maquina similar, en acciones directas de incursión en Cisjordania  y Gaza.

 Caterpillar 2

Las máquinas de CAT construyen vías para comunicar los asentamientos ilegales en Cisjordania

CAT en Ecuador

El único distribuidor autorizado de la marca Caterpillar en Ecuador  es IIASA, creada 1924 en Guayaquil, por l oque es el distribuidor de Caterpillar más antiguo de América Latina y Canadá. Desde esos años al presente ha abierto sucesivamente oficinas  en Quito, Cuenca, El Coca Manta, Loja, Machala, Durán, Portoviejo, Ambato, Lago Agrio y Santo Domingo. Dentro de los puntos que IIASA considera y se atribuye como “Responsabilidad social” está el entrenamiento, junto a la CONFENIAE (Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana), para líderes indígenas en temas de temas productivos y la mejora de la educación en comunidades mineras. Continuando con su hipocresía y buen hacer, entre otras cosas, los equipos vendidos por IIASA se dedican al trabajo en minería y canteras, la construcción de carreteras en la Amazonía ( con su consiguiente extracción de materiales de ríos) de la Amazonía, la apertura de canteras, la perforación, mantenimiento de pozos, bombeo y otras tareas propias de la industria petrolera; empresas madereras que requieren tares de deforestación; construcción de infraestructura estatal e ingeniería militar. La maquinaria producida por CAT también llega a lugares de extracción ilegal de madera.

Junto con la maquinaria pesada, CAT produce y distribuye productos de ropa, calzado, accesorios e indumentaria de trabajo.

Sumémonos al boicot contra CAT por apoyar a Israel a través de su aporte tecnológico y poner su maquinaria al servicio de la explotación del territorio ecuatoriano. Impidamos el despliegue de esta empresa y no permitamos la difusión y el posicionamiento de su marca a través de productos como ropa, juguetes e indumentaria. Con nuestras acciones de consumo responsables detenemos el Apartheid en Palestina.

Caterpillar 3.jpg

Fuentes: